AURELIO MEZA. DOS POEMAS.











Afuera

IV

No se detiene
esta máquina
de escribir
se me ha vuelto una espía personal
que busca el momento exacto
para mostrar su verdadero rostro
rompe el exterior del que se esconde
y sabe que el todo no termina pero no
todo termina: el orden sí afecta el resultado:
esta escritura
me llevará
afuera.

De La droga (2010)




De Sombra

Sombra yo eres una telaraña
después de tener bien abierto el tercer ojo
escribo otra vez con la mirada hacia adentro
Sombra es un cuaderno escrito al atardecer una blancura encubierta
Sombra somos más aguda y desbocada que yo
les has dicho a mis amigos y amigas
secretos por los que me miran con amor o resentimiento
y yo sin saberlo soy adicto al vacío Sombra
no sé qué me pasa cuando despierto
¿qué me hemos hecho?
tenemos la lengua negra y los dientes rojos
sé cómo llegar aquí pero no cómo cambiar el rumbo
un impulso me llevó de descartes a la hoja en que escribo
recibí un llamado y ahora sé que no siempre te llevan a donde deberías estar
¿cuándo llegué hasta cómo?
¿a quién encontraremos por cuántos agujeros?
Sombra atiendes a los machos y las hembras de mis noches de farra
atraes las miradas el morbo se filtra por mis modales Sombra
se mezcla con los otros en el piso en el aire
el sexo electrocuta desgarras la vergüenza
Sombra soy mi peor enemiga pero me quiere tanto
se lleva los recuerdos cuando nos secuestramos Sombra no me deja arrepentirme siquiera
Sombra me engullimos y entro en nosotras como si fueras una escalera
SOMBRA ESTÁ VOLVIENDO
Sombra son un vértigo que te nace en las entrañas
Sombra tiene garras que me destazamos sin darte cuenta
Sombra ya estamos liberadas a flor de piel
vámonos de safari por la noche




Aurelio Meza (1985)