OTRAS VISIONES. MARÍA ROSA MALDONADO














I

cuando el animal que estamos cazando
no puede apresarse

qué nombre le daremos
si del tiempo no es

lo que ahí      adelante salta (¿dónde? ¿dónde?)

deforma su vecindad
como u na lente gravitacional

                               el nitrógeno ureico -cristalino
incoloro-  alarga la pezuña dentro de su cabeza:

multiplica el fulgor
                    
                      de la imagen: dos son dos y no uno los que llegan

- el hocico     contra el viento huele el humus negro de la nada -

en el centro de la aparición:
                                            densidad infinita
boca voraz
                   que no suelta la presa

tanto de luz tanto de sombra

qué haremos ahora en este torbellino:

la enfermedad pone hijo contra  madre
esposo contra esposa
hermano contra hermano
                                toda esa materia anda suelta en nosotros

                           conspirando

persiste - en intensa fusión - en su propio agujero sin salida




II

tsar'ath lepros!

luminiscencias peligrosas en la noche oscura d ela mar
mar    mare   nostrum   harto de muertos  a  la  deriva

peste     negra    linfática   o    neumónica

pecado
         pecado

                       en brotes repentinos 
                                                y letales

- ámbar    tungsteno
                     crisoberilo  de  la  nada:         en el fondo del pozo

la hermética alcoba de las nupcias -

roedores salvajes   noctilucas de la descomposición

esos ciertos animales de insomnio

sueltan sus tigres
                       sobre el pecho del día

(no te acerques
                   esa  mujer  se hunde por su propia molicie:


apuntala su cuerpo en el abismo)


III

para ti
             la mesa  colmada  de  pasas de  korintho
higos de esmirna  y   aceite de romero

no paquetes de hachís: resina libanesa
polvo dorado
                      apretadito en planchas y envuelto en algodón negro
             del medio oriente      verde oscuro de marruecos

o más negro  -como brea retorcida-  del nepal

tallos blandos del cáñamo
sumidades floridas

hechas
           nieblas amorosas
llenando por la boca los alvéolos del pecho

alcaloides abiertos a todos los espejismos de la anunciada saciedad

para ti 
           hierba del paraíso   - peces   y    chocolate -

a la gran molicie de la sabiduría
                                                se entra
con larga toga cándida  o

simple desnudez de anacoreta


IV

con los pies en el agua
                             de la que todo es hecho

líquido transcurrir de cada cosa

cada flor 
                  cada luna

- animal en aparecido simulacro -

sale el cuerpo del cuerpo

se abre
            estallado en su mayor esfera

por el rigor extraño
                              de ser otro


ibis de luz sobre las altas ramas

cambia de latitud el corazón

aparece
                  por los rincones más lejanos
fuego puro
que suelta amaneceres
                     en la boca del día

desprende vestiduras
que ya nada protegen:

el cuerpo
no es más que u na ilusión  que se declina
suavemente a sí misma

línea de navegación hacia otra costa
de sustancia viviente


V

ellas están en la intemperie lila   y
  blancas sobre lila

                                           permanecen intactas

extienden sus ojos por el sueño
              pero no son del sueño

cubren el sol con ramas
                         y no es la oscuridad
sino el lento apagarse  de un espacio infinito

vastedades

todas sus bocas son para tu boca
abismo   y abismo  donde pierdes el rostro

ellas están expuestas y ofrecidas

deja que el cielo caiga a tu costado


VI

soy el búho que fijamente mira
por entre los ramajes de tu sueño
y el felino que salta
desde el oscuro pozo de su iris
y la curva del abismo al que cae
soy la mutación de toda carne
la luz vacía y extendida
bajo los tilos y los paraísos
y que llamas fragancia
porque su verdadero nombre
rompería tu boca
soy lo cerrado en lo abierto
lo abierto en lo cerrado
nido de sol tejido por la muerte
me oyes
todo lo que se amontona hace la hoguera
curva el anaquel
hunde la casa
suelta deja caer ese dolor
esperanzada desesperación
infierno de ternura
suéltate déjate caer
para que todo continúe
que los muertos entierren a sus muertos
y que levante dios
las sobras de tu alma

VII

piedra levantada el animal que tocas

morosamente
                            reconoces  con los dedos

duras rosetas en áspera amalgama sostenidas
lo que palpitante allí
                         habitaba
avanzando
                     entrando por la boca
                                                hacia su propia certidumbre

ya tan lejos
perdido en el abstracto lodo de la idea
su empeñosa orfebrería de fantasmas

y ahora
            inesperadamente
aquella    niña:  puro organdí y pura cabellera
- comulgante de negro escapulario en magro pecho -
regresa
se detiene   
                  contigo en el paciente tacto de ese fósil
una
separada de todo
mancha solar en la ternura derramada del espacio 
atenta
            al sonido
                           al permanente murmurar
del agua contra la amurallada superficie

letanías del sueño
venenos que recorren tu íntima espesura
no   el pedregullo que serás
                                  ni el mineral fosforeo de tu sombra
cuerpo por donde aún se deslizan los suntuosos aceites
la crueldad sumergida del deseo

ella
          extendida en tu cama
                                                mueve la mano:
hace el amanecer en la inmensa bahía
pone en tu boca   el sabor  a  ultramar  de los  navíos


                                                     
           
María Rosa Maldonado (1944).
Atzavara. Kriller71.