EDGAR POU. HAMBURGUESA DE MOÑAI





rebecca drautemer






a la memoria de los cabayus kartoneros del koeyu.

Moñai, sustantibo indeterminado

Por los esterales, pantanales, ríos anónimos, se escondem, se escurren, se delician las Moñai, horripilantes bichos dubios, cara de perro, duas farpas en la cabeza y dientes pontudos. Suo korpo es animal, pero suos piecitos son como ruedas, ruedas de lata que cuando giran producen infernal ruído. Versiones generosas presentan a las Moñais como duendes protectores de robos, plagios y otras rapinagens. Puede que se trate de una serpente michi michi, pero muito grossa qual tronko de árbole.
Algunos imbéciles se casan con yiyis bellas y simpátikas. Quando se dan cuenta, nim tango soluciona. Se han casado con una Moñai. Monstruo onda gaucho con koncha. Nunca se puede saber qualé la de las Moñai. Mais parece que ni las Moñais sabem bien lo que quieren. Nel fundo, obvio, del hondo, las Moñai non sirven para nada. Son bichos inútiles como flores o plácidos temboreís.
Douglas Diegues

Aplicando mi divague personal al caso “Edgar Pou lee Stronito mío”: con impecable dominio escénico él recorre la vereda y proyecta la voz nítidamente sin tener que chillar pese al ruido callejero; en las sílabas finales, precisas como cuanto se escribe con furor y paciencia, da matemáticamente los golpes de batería, y la última puñalada se subraya con preciso rapeado de la diestra. En suma: no puedo sino decirle a Edgar con gesto a lo Scott-Heron que u really did it this time broda --yeah u did it.
Montserrat Álvarez



 Madeja kué
Viene a papearme que no rekoi la troco
(la lluvia se hace amangy  y trae sonidos de espirales
la cerveza  de ayer es el orín del ka aru
la telenovela no me termina de gustar
la brasa se apaga
la tos sale & oguatá devagar
ningún verbo desiste  nese joint yopará
a punto del humo
La pyharé acude sinceramente desnuda, pobre, clandé
os ñekarai del  viento kangymí borran las huellas de la última línea
es como silencio colmado de manos, kiriri undercover kerosen)
y estou nel espinazo del poema que agora se dobla
y dice “Todo lo anterior es el mientras tanto”:
Lo que quería
Ya lo tengo
Y ya no hablo niai
Solo palpo el fugaz cuchillo yvapara
La palabra de acero nel pecho de esta gorda almacenera
Interrumpiendo la tarde y  la telenovela
antes de las siete y con el sununú de la tormenta
 oñatoiva meus calcanhares.




Bambi
Shemale bambi  made in Paraway
 se toca los pechos
Está estrenado siliconas
Que le pican  así como le pica el culo
Y la palma de las manos cuando va llover
Las horas no pasan como no pasan los clientes
Todo es como si … -nada es como es-
La madrugada se atasca de mua muas
y solo le quedan dos condones
Extrema mitakuña bambi , hoy está de rojo
Como una frutilla de Areguá
Un rojo pytâ de allaité
Sabe que tiene las caderas bien redondas
Y esos tacones le realzan la cola
La cola la cola del bambi hace suspirar a todos los taxistas
Que a veces no le cobran
A los policías que a veces no le pegan
Al cariñoso catequista
Que tampoco ha venido hoy, por qué será?
El bambi espera y espera
Hasta que los gallos empiezan a cantar
Hasta que acabo el poema
Y entonces Bambi: culona ricura simplemente se va.


Na topai the key
ñande ñandu
ñande jara taxi
nuati ñu ñatiu
ñemboi
ñemboú
ñemisó
ñahatí
ñu
ñande tatu
ñande tova
ñande vyra
ñande ñaró
ñembo tavy
ñembo vaí
ñee vevuí
ñee rei
ñua ñua tesaÿ
ñande ñande nandi......


Mazakaraguaí
ÿ rembere ou pe i ñe e
ÿvÿtu pukavÿ icha
o hÿpÿi o uvo ñahati pÿpore
i katu ñande hupitÿ
haete petei mitä
ñande añuava
pÿtu mboÿve
michi michimí
masakaragüaícha
ha ñande apÿsape ojehaitÿpo
pe i purahei


it´s coming
it´s coming from the river
from the open lips of the water
i hear
you there
and your words
like a smile of the wind
splash the traces of the dragonfly
maybe some drops can cacht us
like a child´s embrace
before the dark falls
small small
like masakaraguaí song
deep deep
making a nest in your ears.


Yarÿi era la fiesta
haivi ruí haivi veve
garúa espalhada over there
drizling drizling
blind date of the water & the earth
garúa karaí ñeeme oje´é -
omuasái mbobyry ñande lembranzas kué
oherei naikaneoi
oisuú ndopoisevei
mboriahu retÿmare
roÿ opivo ha vareá sinsentido ojupí jupi ohovo
nere poranduivaera arakaé peve
nere kuaasémöai moö peve
haivi ruí haiví veve
ikuaípá ÿvagare
isarambipá ÿvÿrapere amangÿ pÿporé
no mÿaheiti köé -pytü pytü mante hesá jeká
mbaeichá piko ropukata
                                no jepopeteveiro avavé
mbaere piko rojepopeteta
                                no jerokÿveimaro avavé
moö piko rojerokÿveta
                                no jepuraheiveimarö moöve
haivi ruí haivi veve
huleicha ichaí kiririhape ore ponandí
ha pyänandí mante okorörö pÿharé pÿtepe
ani peje pÿapÿ upeichanteko opá
                                                peteí aventura más del Hambre 0 0 7.



Stronito mío

como no fui manumitido satisfactoriamente
después de traficar con mis dientes de leche
después de regatear pañales mamadera sonajero
después de no abatir el ombligo a los murmullos del hambre
y con una dulce fe en el quinielero
sin dejar de robar algún chupete al koreano
ni dejar de sonreírle al basurero
ni dejar de oír los consejos del gentil vecino jubilado
ni esperar que el honorable señor cura invitara dos veces
ella:
teniendo en cuenta
el filo sediento de sus pestañas
la clavícula más tersa de todas las lavanderas
sin que sus manos solitarias sucumbieran a la lujuria de la lavandina
y llevando el pelo suelto de luto inquieto
y los senos apremiantes de viuda joven
y el furor agazapado de sus caderas
y con la boca desnuda carne de ámbar
y sus tobillos serenos de mantis guardiana
para que yo corriera en la lluvia
por los patios viejos de siempre
para que el invierno susurrara simplemente en mi bufanda
para que yo me masturbara bajo sabanas de algodón callado
para que mi bicicleta lisérgica
fuera más veloz que los perros del policía
para que nunca se me arrugara la camisa
que me regaló en mi cumpleaños el dentista
para no esperar en el kilombo sin beberme
al menos una decente wyscola
y mandar al karajo el sacrosanto edicto
para que yo me fumara un punto rojo
antes o después de sacudirme un verso
mi madre
esa que está tirada ahí
y le quitan fotos espasmódicas
así sin nada
sin respirar
y me pedís que la identifique
mi madre, siempre dijo sí.