PAÍS IMAGINARIO 1980-1995: Op. PARRA, HENDERSON, RODRÍGUEZ



diana coca












MARCELA PARRA / Fábula de la divina providencia y una lata de jurel

Abierta de cuajo y de piernas abiertas
de un tajo metálico
hijos muertos va pariendo
pariendo aunque más vale por vómito
que por parto.
Por parto más valdría seguir pujando
por vómito
abierto un cuajo de tajo metálico.
Una vez he aceptado ya ser cómplice
de este daño
y esparcido en un segundo el cementerio en el mantel.
Me distancio del encuentro
con la lata de jurel
por comer sobre una herida
y les digo, yo también poseo mi tajo metálico.
Me vale más decirlo
y no descubran por la fuerza
que de fuerza yo he vivido
he fingido por la fuerza
la que arrastra objetos a la hierba
esas desmayadas, objetos de todo condón umbilical.
Me desvío y vuelvo a ratos
en aquello que se conserva
algo del bestiario del jurel y las arvejas.
Pero por qué no mis manos (por mi culpa)
por qué no mi regla (porque sangro).
Preguntaste cuando niña ¿por qué yo sangro?
si nunca me he pegado entremedio ni en la nuca
sólo en las rodillas
de ahí para abajo de las piernas
(por tu culpa, por tu culpa, por mi vulva).
Apenas excomulgan los puños en el pecho
y el deseo castigando
en cómodas cuotas mensuales.
Eso y más me vale por vómito
que por parto
pues tengo el cuerpo desahuciado en una lata de jurel.





DAIANA HENDERSON. POEMA AMARILLO

Hay una luz amarilla que entra
y se me confunde
con la parte de una película.
Cuando la volví a ver,
no la encontré.
Una noche en que me dije la verdad
en una cocina.
La sensación de mil tardes
en un lugar en que el anochecer
no me duela.
Un amor de otoño
que se quiere quedar.
Los pueblos, el hipódromo,
las fotos de la abuela joven,
la renoleta junto a los barcos del puerto.
Las gaviotas, lejos.
Un perfume del día de la madre,
los caramelos de miel,
las tardes adolescentes
de invierno junto al río
en que éramos felices
y no sabíamos.
El recuerdo de algo difuso,
una manguera en un patio que imagino,
bicicletas playeras llegando,
una con canasta: la mía
y vos en cuero y, en la canasta la cerveza
y la cerveza en el vaso
y el maní flotando
y todo eso sin hablar del futuro.
Las nubes que se hacen espuma,
el sol dorado que cae
y emparenta las casas, todas.
Igual que si miramos el mundo
a través del liso. Igual.
Hay un amarillo que se me confunde,
el de la juventud como un recuerdo,
pero yo soy joven.
La juventud que ya duele de lo amarilla,
como el resplandor de la medalla
de la cadenita que me regalaste,
que voy a perder un día
y me va a doler, también.
Las luces de un recital bajando sobre mí,
el pez tornasol saliendo al aire,
la torta de manzana dorándose,
una moneda girando una decisión,
una moneda a cambio de un caramelo de miel,
a cambio de un beso después
de una cerveza, a cambio de nada,
con las bicis tiradas a la sombra
del pescado que sale a la luz y no cree.
Es que los peces de río no imaginaron ese rayo
que cae en la medalla que me ponés ahora
en medio de la arena, entre los pelos dorados,
como inmortalizando el espacio.
La vez que me senté sola
en el frío de la cocina
y me dije la verdad y sentí
un amarillo que me venía
a dorar las pestañas
y estuve
en todos los amarillos a la vez,
como el recorrido de un hilo de oro
que al unir los puntos
hace perder la forma.



LEGNA RODRÍGUEZ / 55


era berano quiero decir berano con b de burra beoda buena y bonita pero
el berano pasó dándole paso al otoño y el otoño fue exquisito y el invierno
fue exquisito y los fósforos se fueron volando en un aerostático por seguir
las instrucciones al pie del número en vez de la letra yo coloqué mis fósforos
en un lugar fresco y seco yo los manipulé con manos frescas y secas yo fui
encendiendo los fósforos en un sentido contrario y mi cuerpo fue exquisito
utilizar la ironía para construir poemas es más humano que los poemas
era berano quiero decir berano con b de bádminton por más duro que sacudí
al proyectil llamado volante o pluma el volante no llegó a la red no llegó al sector
oponente amor de berano fósforo volante o pluma un deber social para el bien
de todos amor de berano fósforo volante o pluma un deber social para mí




Con tecnología de Blogger.