BRUNO PÓLACK Y LUIS ENRIQUE MENDOZA. RENATO SANDOVAL: LOS IRREGULARES MANEJOS ECONÓMICOS DEL FIPLIMA


Bruno Pólack y Luis Enrique Mendoza. 




En el año 2011 Renato Sandoval Bacigalupo, conocido poeta y traductor, nos contó sobre sus planes de realizar un primer festival de poesía internacional en el Perú. Nosotros participamos de esa reunión con otros escritores y universitarios, donde coincidimos en lo grande y fantástico que sería hacer realidad un festival de ese tipo. Luego de varias reuniones convinimos en crear una asociación sin fines de lucro con el único objetivo de sacar adelante el proyecto y así nació la Asociación Fórnix-Poesía (RUC: 20545921678). Fueron 8 meses de duro trabajo diario (a veces de hasta 20 horas por jornada) en conseguir auspicios, contactar a los poetas extranjeros, organizar la logística para cubrir sus viajes, estadías, locales de recitales, equipos de sonido, difusión, y un largo etcétera. Creíamos en Renato, creíamos en el festival, pero, sobre todo, creíamos en la poesía.


Después de un arduo trabajo, el festival se hizo realidad. Del 29 de marzo al 1 de abril del año 2012 se llevó a cabo el FipLima. El Festival fue el evento literario de poesía más grande e importante que se haya realizado en nuestro país. Más de 80 poetas de 25 países, una inauguración apoteósica con casi 4 mil personas en el Parque de la Exposición, un impacto mediático de más de un millón de personas, innumerables recitales en varias sedes y más. Por fin teníamos en el Perú, con el FipLima, un evento a la altura de nuestra tradición poética.



Nosotros, los firmantes de este artículo, estamos de veras orgullosos de haber podido ser parte del grupo fundador del FipLima y de haber hecho posible este necesario proyecto, conformado también por Renato Sandoval Bacigalupo (director), Javier Llaxacóndor (tesorero), Jorge Reyes Temoche (productor) y Roxana Peramás (secretaria). Además de un grupo nutrido de entusiastas voluntarios y voluntarias que fueron indispensables para que todo se desarrollara de una excelente manera.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando un evento tan exitoso, que proyecta un fin verdaderamente noble como es la poesía, se ve puesto en tela de juicio porque varios fundadores renuncian, principalmente porque consideran que el manejo económico del director del festival es, por decir lo menos, bastante dudoso?
En esta primera parte, de un informe más extenso, presentamos evidencias que prueban las inconsistencias y contradicciones de Renato Sandoval Bacigalupo en el manejo del FipLima 2012. Queremos dejar en claro que esto no es acerca del dinero, tanto así que no sacaremos una cuenta final de los montos que creemos de dudoso manejo económico. Esto es acerca de principios, de honestidad y de transparencia.
Para este informe mostramos dos documentos que, tras insistentes pedidos de rendición de cuentas, recién fueron enviados luego de 5 meses vía email por el tesorero Javier Llaxacóndor, bajo la supervisión de Renato Sandoval. Una vez revisados ambos documentos, nosotros renunciamos vía correo electrónico, en silencio, para no afectar la continuidad de un espacio tan necesario para la poesía. Pero luego de tres ediciones, vemos que el festival hoy agoniza y nosotros creemos saber por qué. El primer documento que presentamos es un balance general de los ingresos y egresos de todo el evento FipLima 2012, y el segundo documento es un balance exclusivamente de la distribución del gasto del dinero que fue entregado por el Ministerio de Cultura. La lectura atenta de ambos reportes solo evidencia las mentiras y contradicciones de Sandoval y Llaxacóndor en el manejo de los recursos del festival.

Correo electrónico enviado el 1 de setiembre de 2012 por Javier Llaxacóndor (tesorero) a los miembros del FipLima 2012. Los balances económicos adjuntados en el correo fueron “supervisados” por Renato Sandoval Bacigalupo. Los correos originales están disponibles para absolver cualquier duda o peritaje informático.




1.- Renato Sandoval miente: sí entró dinero en efectivo al FipLima 2012

Renato Sandoval ha sostenido en numerosas oportunidades que nunca entró dinero en efectivo en favor del FipLima 2012. Al respecto, Sandoval afirma que el festival se realizó solo con el apoyo de la Municipalidad de Lima y canjes de las embajadas invitadas y de otras pocas instituciones. El 07 de febrero de 2017 volvió a sostener esta versión en un intercambio vía facebook.

Los documentos a los que alude Sandoval en esta conversación son justamente las dos rendiciones que aquí presentamos (Fuente: Facebook de Bruno Pólack).



Roxana Peramás, miembro de la organización hasta la actualidad y pareja de Renato Sandoval, también niega que haya entrado dinero en efectivo en el FipLima 2012.


Nótese que Roxana Peramás sugiere pedir cuentas al tesorero, Javier Llaxacóndor (Fuente: Facebook de Bruno Pólack)




Buen pues, Sandoval y Peramás mienten. Instituciones como la PUCP, el Ministerio de Cultura, la Universidad Ricardo Palma y embajadas, hicieron desembolsos en efectivo en beneficio del FipLima 2012. De hecho, el documento de rendición de cuentas de ingresos y egresos del FipLima, elaborado y enviado por el tesorero Javier Llaxacóndor en coordinación directa con Sandoval consigna ingresos de dinero en efectivo (y no canjes valorizados en efectivo). Veamos la tabla de Ingresos.


Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor (tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012. Los Informes que mencionamos como pruebas están disponibles para cualquier peritaje informático.



Como se puede observar entraron S/. 25, 378.49 en efectivo para la realización de este primer festival. Esta información también puede constatarse con cada una de las instituciones que desembolsaron el dinero. Por tanto y de arranque, Renato Sandoval falta a la verdad, pues como su mismo tesorero demuestra ingresó dinero en efectivo. Y lo preocupante no es solo lo dicho, sino que ni un sol de dicho monto haya ingresado en la cuenta bancaria de la Asociación Fórnix-Poesía (como el propio Sandoval lo afirma públicamente).

Entonces las preguntas caen de maduras: ¿por qué Renato Sandoval niega que ha ingresado dinero en efectivo en favor del FipLima 2012? ¿A la cuenta de quien entró entonces ese dinero si no entró a la única cuenta considerada válida para el ingreso, como era la cuenta bancaria de la Asociación Fórnix-Poesía? ¿Por las manos de quién pasó ese dinero? ¿A los bolsillos de quién?

En este punto queremos dejar en claro, aunque suene cansino, que quienes tenían el control, manejo y disposición de gastos de todo el dinero que ingresó a favor del FipLima 2012 fueron Renato Sandoval (director) y Javier Llaxacóndor (tesorero). También debemos dejar en claro que el único que tenía capacidad, como representante legal de la asociación (a quien se le dio esa confianza, como consta en Registros Públicos), para disponer del dinero, así como realizar retiros y acceder a la cuenta bancaria de la asociación era Renato Sandoval Bacigalupo.


Certificado Literal de la Sunarp del poder otorgado a Renato Sandoval y a Javier Llaxacóndor para disponer de la cuenta bancaria de la Asociación Fórnix-Poesía.



 2.- El “doble cobro” por la constitución de la Asociación Fórnix-Poesía

El 19 de agosto de 2011, seis meses antes del festival, los miembros de la organización llevamos a cabo un evento en un local de Miraflores para recaudar fondos y así constituir e inscribir la Asociación Fórnix-Poesía en Registros Públicos (vía Notarial). Nuestro deseo fue hacer una asociación que trascienda a las figuras personales, pero, sobre todo, queríamos que exista la debida transparencia en todos nuestros actos asociativos. En dicho evento se vendieron las entradas a 10 soles y recaudamos por la venta de 50 entradas la suma de 500 soles, todo gracias a la colaboración de familiares y amigos cercanos que asistieron al evento.






Con el dinero recaudado en ese día pudimos, acto seguido, tramitar la inscripción en la Notaria Tambini. Sin embargo, como consta en el documento de “Rendición de cuentas FipLima 2012” de Sandoval y Llaxacóndor, ellos incluyen ese monto como EGRESOS (sin consignar el monto de la actividad como INGRESOS), cuando en realidad ese dinero provino del evento realizado el 19 de agosto de 2011.


Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012.



Repetimos para que quede bien claro. El balance de Sandoval y Llaxacóndor no consigna el ingreso de 500 soles recaudados en el evento pro fondos y lo consignan más bien como un gasto financiado con las donaciones en favor del festival. Esto especialmente nos sabe bastante mal porque, como dijimos, muchos familiares y amigos cercanos confiaron en Renato Sandoval y en nosotros por una causa bastante loable como era la realización del festival de poesía. Observar que se obvió la recaudación del evento y se consignó ese monto como un “egreso” es bastante vergonzoso frente a todas las personas que nos ayudaron desinteresadamente.

¿Quién se quedó con ese dinero que se volvió a cobrar? ¿A la cuenta de quien ingresó ese dinero? ¿A los bolsillos de quién? Solo Sandoval y Llaxacóndor pueden responder a estas preguntas.

3.- Se hacen humo los 500 soles de la cuenta de la Asociación Fórnix-Poesía

Como dijimos, una vez creada la Asociación abrimos una cuenta en el banco para que ahí sean depositados todos los ingresos que íbamos buscando día a día en muchas empresas e instituciones públicas. Se abrió la cuenta de la Asociación Fórnix-Poesía con 500 soles (el monto mínimo que nos pedía el banco para abrir una cuenta).

Lo cierto es que ese monto tampoco fue consignado en el rubro de “Ingresos” en el documento de “Rendición de cuentas FipLima 2012”, lo cual correspondía porque este era un capital de la Asociación Fórnix-Poesía disponible para su uso. Sin embargo, las cuentas muestran que para Sandoval y Llaxacóndor el mundo (y las cuentas) funciona al revés. Pese a que el dinero depositado en la cuenta bancaria de la asociación era un ingreso (un activo) de la asociación, el monto fue consignado como un egreso. Aquí puede apreciarse el perjuicio de 500 soles para el festival. 


Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012.



Sumado a eso, por si esto no fuera poco, nos enteramos luego que la cuenta bancaria fue dada de baja por la única persona que tenía el poder de hacer ese trámite, es decir Renato Sandoval Bacigalupo. Esos 500 soles que nos exigía el banco para abrir la cuenta no era un pago en beneficio del banco, ni tampoco propiedad de uno de los asociados, sino que era un capital de la asociación (como colectivo). Sin embargo, Sandoval nunca nos informó de su decisión de cerrar la cuenta, ni tampoco del destino final del capital de la asociación. También debe quedar claro que al no ser incluidos esos 500 soles en “ingresos”, tampoco pudieron ser computados como “gasto”, tal como consta equívocamente en el documento de “Rendición de cuentas FipLima 2012”.


4.- El “préstamo” doble de Roxana Peramás

Los días mismos del FipLima 2012, Renato Sandoval nos informó que se incurrió en algunos gastos “extra” de comidas en el Hotel Bolívar, donde se hospedaron los poetas extranjeros invitados. Para esto se nos dijo que Roxana Peramás iba a realizar un préstamo a la asociación para poder cubrir dichos gastos sobrevinientes. La versión de Sandoval y Llaxacóndor a los fundadores fue que dicho préstamo se utilizó exclusivamente para cubrir las “comidas extras” que no llegaron a cubrirse con los fondos que la Municipalidad de Lima pagó directamente al Hotel Bolívar.

Debemos dejar en claro en este punto que nunca ninguno de los fundadores, solamente Renato Sandoval Bacigalupo y Javier Llaxacóndor, supimos del verdadero monto de dicho préstamo (no se hizo ningún documento que lo registrara, solo fue de boca entre Renato Sandoval y Roxana Peramás), así como tampoco supimos de los montos por “comidas extras” en el Hotel Bolívar. Solo se nos comunicó con certeza que el préstamo de Roxana Peramás sería utilizado para dicho concepto.

Sin embargo, al enviarnos el tesorero Llaxacóndor el documento de rendición de cuentas pudimos apreciar que dicho préstamo ascendía a 2,500 dólares, y que dicho concepto fue consignado solamente como “egreso”, cuando debió consignarse, correlativamente, como un “ingreso” (ver la tabla anterior). Este préstamo era un dinero que debió consignarse en el rubro “ingresos” porque era un dinero de la asociación del que podíamos disponer para la solventar los gastos del festival. Pero la maestría de nuestro tesorero Llaxacóndor nunca lo entendió así.

Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012.



Por si eso fuera poco, se consignó también en egresos el rubro “Préstamo Roxana”. Sinceramente no entendemos. ¿Se incluye en egresos el rubro “Préstamo Roxana” y, adicionalmente, los conceptos que supuestamente el préstamo debería cubrir, es decir, “Comidas Bolívar” y “Consumos Fórnix”? ¿Un perjuicio de varios miles soles para la Asociación Fórnix Poesía y el FipLima 2012? La matemática no miente y las cuentas no cuadran. Nos gustaría una explicación al respecto.


5.- Renato Sandoval y otro cobro indigno

Un tema indecoroso pero necesario mencionar es el siguiente: Renato Sandoval Bacigalupo cobró S/. 3,750.00 por concepto de “alquiler de su casa (como oficina), teléfono, Skype, servicios”, cuando dados los escasos ingresos en favor del FipLima 2012 nadie cobró sueldos o algo parecido por todo el tiempo, dinero y esfuerzo invertidos para sacar adelante este proyecto. Un trabajo arduo a lo largo de 8 meses.


Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012.



Este cobro es especialmente indignante porque todos los fundadores del festival que trabajamos 8 meses “ad honorem” para sacar este proyecto adelante, usamos nuestros ahorros, nuestros carros, nuestras bicicletas (no es broma), nuestros skates (pregúntenle a Jorge Reyes Temoche) para movilizarnos a las diversas reuniones y presentaciones que teníamos que realizar para conseguir fondos, así como coordinaciones del festival. Algunos de nosotros éramos (en ese entonces) universitarios que confiamos en la palabra de Renato Sandoval. Íbamos a pedir auspicios, en lugares bastante diversos, todos los días, y a cualquier hora. Incluso parte de los voluntarios que nos ayudaron en los cuatro días del FipLima tuvieron que poner su propio dinero para cubrir su movilidad, comida, y equipos para realizar los recitales (como sucedió, por poner solo un ejemplo, en el recital organizado en el bar Queirolo, a cargo del voluntario Héctor Rodríguez Pajares).  

También debemos dejar en claro que este cobro fue realizado por el propio Sandoval sin avisarle a nadie previamente ni haber quedado nunca que este cobro se iba a realizar. Fue un cobro absolutamente arbitrario ya que él, como representante legal, tenía el manejo físico del dinero que entraba a la asociación.

Esa asimetría, cuando todos trabajamos con igual esmero y dedicación, es deshonesta.  Lo correcto habría sido que el Sr. Sandoval conversara con todo el equipo, pero eso jamás se hizo porque fue unilateralmente decidido por Renato Sandoval una vez culminado el FipLima 2012. Nadie exigió en ningún momento que la repartición sea equitativa, nadie pidió en ese momento (ni ahora) un solo sol a cambio. Esto debió quedar en la cuenta de la Asociación Fórnix-Poesía para otras actividades o las siguientes ediciones del FipLima.

Nos sentimos profundamente decepcionados y estafados por la actitud mezquina de Renato Sandoval frente a un grupo de personas que trabajó para sacar adelante el Festival Internacional de Poesía de Lima. Un ejemplo más de su modo de actuar.

6.- La trampa en la fiesta de voluntarios

Terminado el Festival (del 29 de marzo al 1 de abril de 2012) decidimos agasajar el impecable trabajo que realizaron los voluntarios. Para ello Javier Llaxacóndor hizo un presupuesto donde, entre otras cosas, consignaba S/. 150 por alquiler del local. Todo bien porque el trabajo de los voluntarios lo ameritaba.


Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012.




Sin embargo, en la “Rendición de cuentas FipLima 2012” se consignó ese pago como de 150 dólares y no de 150 soles como habíamos acordado previamente. Vean ustedes.



Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012


Además de este (¿error?) por parte del tesorero Llaxacóndor, se nos cobró a todos los fundadores un monto adicional (al alquiler del local) para solventar otros gastos de la fiesta de los voluntarios (ver la línea resaltada en amarillo del primer cuadro de este punto 6). Es decir, se nos cobró para la realización de la fiesta y, además, se consignó en “egresos” el cobro de “Local fiesta de colaboradores” cuando este dinero tenía otro origen. Esto sumando a que, en vez de consignar 150 soles por alquiler del local, se consignaron 150 dólares.
Lamentablemente, esta es la manera que tiene Sandoval de hacer las cosas. Todo lo imaginable es posible.

7.- La delirante repartija del dinero aportado por el Ministerio de Cultura  

El documento que presentamos a continuación fue elaborado por el tesorero Javier Llaxacóndor en coordinación directa con Sandoval. Se trata exclusivamente de la Rendición de cuentas sobre cómo se distribuyó el dinero aportado por el Ministerio de Cultura. Es un cuadro tan simple como revelador.

Captura de pantalla del adjunto del correo electrónico enviado por Javier Llaxacóndor
(tesorero) el 1 de setiembre de 2012 a los miembros de la organización del FipLima 2012.
Este adjunto también está disponible para quien lo solicite para cualquier peritaje informático.



Con el dinero recibido por el Ministerio de Cultura, que recién se pudo cobrar una vez terminado el festival (cobrado íntegramente por Sandoval por ser el representante legal de la asociación), se repartió el dinero de manera arbitraria y sin sustento real. Este cuadro habla por sí solo. No solo Renato Sandoval inventó el bochornoso rubro de “alquiler de su casa/oficina, teléfono, Skype y servicios” para justificar su asignación de S/.3,750.00, sino que además Roxana Peramás recibió la suma de  S/. 3,900.00 para cubrir parte del préstamo en favor de la asociación y del que nunca nos rindieron cuentas. Nuevamente todos estos cobros no fueron previamente conversados, fue una total sorpresa para nosotros el día que nos enviaron estos dos documentos de “Rendición de Cuentas” (lo que, como dijimos, motivó nuestras renuncias). A todas luces fue un rubro inventado a último momento para que Sandoval pueda justificar su repartija, ofendiendo con esto a todos los fundadores y voluntarios, que, sin pedir nada a cambio, solventaron con su dinero los gastos en los que incurrían para realizar hasta el más mínimo evento dentro del FipLima 2012.

Dejemos en claro que nosotros recibimos ni un sol por ningún concepto ni antes, ni durante, ni después del festival. Ni siquiera los 200 soles que por todo concepto nos quiso dar Sandoval a modo de “reembolso”. Los únicos que recibieron dinero fueron Renato Sandoval, Javier Llaxacóndor y Roxana Peramás, lo que se evidencia al observar detenidamente las rendiciones de cuentas enviadas.


Colofón

A la luz de las pruebas presentadas, queremos dejar en claro que no pretendemos de ningún modo un reembolso bajo ningún rubro, tampoco queremos regresar de ninguna manera a la dirección del festival ni hacer algún otro festival paralelo. Estamos orgullosos de haber sacado este proyecto adelante contra viento y marea. El festival fue una extraordinaria experiencia para nosotros, pero la decepción por las acciones de Sandoval fue proporcional. No es para nada un tema de dinero (no haremos sumas y restas de los montos en cuestión), es un tema absolutamente de dignidad. Dignidad con las personas que apoyaron este Festival desde el inicio, dignidad con nosotros mismos, pero sobre todo dignidad con la poesía.

Si hablamos es porque estamos cansados de que Sandoval y Llaxacóndor usen el festival de poesía de una manera tan poco transparente y con esto, solo genera que nuevos y antiguos auspiciadores dejen de dar su apoyo económico (a este y otros eventos culturales). Si el festival está a punto de morir, como viene diciendo Renato Sandoval en diversos medios, no sólo es por desinterés del sector público y privado en difundir la cultura (la poesía en particular), sino también, por la manera tan engorrosa, nada clara y cuestionable en que Sandoval y Llaxacóndor han venido manejando las cuentas del FipLima, como hemos visto en este informe.

Pensamos también que debe ser tarea del Ministerio de Cultura (y también de las instituciones que decidan apoyar) vigilar y supervisar celosamente el buen manejo del Festival. No creemos que, a la luz de las contundentes pruebas presentadas, deba tomarse de mala manera nuestra exigencia de que el festival deba hacerse con una constante supervisión y control. Acciones como las de Sandoval solo consiguen menoscabar las solicitudes de financiamiento de muchos otros proyectos culturales. ¿Qué empresa, institución o entidad del estado va a querer apoyar económicamente algún proyecto cultural con antecedentes como los de Renato Sandoval y Javier Llaxacóndor?
Por estos motivos, les exigimos al Sr. Sandoval y al Sr. Llaxacóndor unas disculpas honestas y públicas por su accionar tan poco claro e indigno frente a todos los que estuvimos detrás de la fundación y organización del FipLima. Si existiese algún ilícito penal, lo dejamos en manos del Ministerio Público, con el que colaboraremos si tiene a bien solicitárnoslo.