DENISE LEVERTOV - TESTAMENTO



El siguiente texto fue escrito en 1960, para la mítica antología The new american poetry, preparada por Donald Allen.
  

Creo que los poetas son instrumentos tocados por el poder de la poesía.
Pero también son hacedores, artesanos; al vidente le es dado ver, pero luego su responsabilidad es comunicar lo que ve a aquellos que no ven, ya que somos “miembros unos de otros”.
Creo que cada espacio y cada coma son partes vivas del poema y tienen una función, del mismo modo que cada músculo y cada poro del cuerpo realizan una función. La manera como se dividen los versos es una función esencial para la vida del poema.
Creo que el contenido determina la forma; no obstante, ese contenido sólo se descubre en la forma. Como todo lo que vive, es un misterio. La revelación de la forma en sí misma puede significar una alegría profunda; pero pienso que la forma como medio no debería nunca interponerse, ya sea por intención o por descuido, entre el lector y la fuerza esencial del poema; debe fundirse por completo con esa fuerza.
No creo que corresponda a la poesía la imitación violenta de los horrores de nuestro tiempo. Los horrores se dan por supuestos. El desorden es lo común. En general la gente se pone a la altura de las circunstancias, la piel se endurece. Yo deseo poemas portadores de una armonía interior en total contraste con el caos en medio del cual viven. En tanto la poesía tenga una función social, ésta será despertar a los que duermen usando otros medios que no sean la conmoción.


Traducción de Patricia Gola
Con tecnología de Blogger.