PRIMICIA: LUZ PICHEL/ PERDER EL TÚ



foto de ángela segovia







PERDER EL TÚ

El nogal. Las raíces de otro nogal para nacer
o de una nuez
y ya está.
La tierra, la agua, el sol
(non pide moito para ser).
Después resiste y se alarga por el tiempo.

Tú no
a ti te queda un poquito de tiempo a lo mejor pero
luego nada, al espacio te vas, a tu dominio.
Y espacio poquito precisaré
no domaré
no nada
no no.

El nogal nació hace setenta y cinco años
hace doscientos años
hace dosmiles de años
hace docemiles
hace miles de miles de miles de años
y aún es nogal.

Tú no
porque tú pides mapa, bandera, continente
pierdes el tiempo, territorial y breve como eres
y en el camino se te despista
el tú.

Pues quien abre la nuez es el nogal, no tú
y quien cae regalando lo suyo es ella
tú te la apropias.
Abre sorrindo a nogheira a súa noz para os nenos bunitos de Alén tan sucios
entierra su nuez la tierra para los huesos de los muertitos de Alén (do Alén).

La nuez pierde su agarre así como en calma,  sin nadita de vértigo       suelta
su cargamento
no le anda el mundo alrededor del cráneo en la caída
(non lle anda arredor o mundo da cabeza).

Ese cerebro se parece a la nuez pero no es nuez
ese  otro no tiene nuez, yo pudiera, no sé,
creo que tampoco no tengo mucha  nuez
(que é o que temos alí enriba, tú?).

O lindo esquío quítalle a casca e morde con permiso da árbore
la ardilla, la seductora.
También los gusanitos saben de eso de perforar carcasas
pero lo hacen sin brillo, sin seducción,
sólo por picar algo.

A veces viene a la aldea uno que pide
un ex ex ex de algo
un alguien que viene debajo de algo
que vive debajo de algo
una alguna que grita debajo debajo de algo
una alguna que grita debajito de alguien
no se le ve la cara ni nada
só se escoitan os berros
un alguito algo sucio roto descosido
una alguita con una nuez pintada de rojo en la mejilla
o allí
de dolor
todos derechitos al nogal y el nogal suelta lo suyo. A nogheira, mellor,
non para de soltar, a rapaza que fai comunidade
y cuanto más da casa y caldo
canto máis dá máis dura
más tiempo por delante.
Hace frío
(mucho más de lírica aquí entonces):


Hace  fr fr fríu
acaba de empezar el invierno
aterécese       na cidade do mundo
viene muchísima gente de por allá toda cayéndose toda escapando, mira cuánta.
O avó Manuel disque
el abuelo Manuel dicen
dicen que les echaba los perros, dicen
que los
que con el aguijón los
disque lles botaba os cans, que os picaba co aguillón da vara das vacas
Que verghonza




NO CANTAR


Está ben, habería que recuperala, case un deber  e tal pero
esa maneira de cantar que teñen  hai que ter
coidado porque afea, esa cousa así, enxebre.

(Está bien habría que recuperarla, casi un deber y tal pero
esa manera de cantar que tienen hay  que tener
cuidado porque afea, esa cosa así,  ruraloide, paleta, ignorante).

Objetos de castigo:

Agujas, hilo para coser bocas, lana vieja, martillos, látigos, sogas, aceite de hígado de bacalao, penumbras, alacenas, cepillos de raíz.

Baulitos: encierran a los niños amantes de la música en baulitos, les ponen flores y pan, por ejemplo, para que no les duela la culpa.

Cajitas para grillos y cigarras: a la noche las poblaciones no podrían dormir, salen la gente con los primeros grillos saldrían  a recogerlos con palas de labranza, cada uno unos cien grillos por noche cantores recogería.

Flautas ciegas: un niño silba y el padre le pone una    le pone una    una flauta ciega en los labios. Viene el rey y se los cose y se lleva la flauta para su museo de las cosas.

Las cosas que pasan   pasaron    y pasarán:

Los padres explican a los hijos qué  se pueden hacer en lugar de cantar pero sus frases no se entiende sus sonidos son como  de allá lejos      son las palabras     parecen viejitas de morir. Viene el rey y les ordena hablar más claro pero sin música no les sale y el rey se los lleva para sus mazmorras de las gentes.

Qué pasa cuando cantan los grillos y las cigarras que a pesar de todo cantan encerradas y todo: pues que las juventudes se mueren de nostalgia y de angustia y de tristura, después.

Y qué pasa cuando las mamás recuerdan cantar a sus crías?   No sé, no sabría, algo muy malo, seguro. Y tampoco sé qué haría el rey a las mamás, no lo quiero saber.

En otros tiempos el rey vivía lejos y no se enteraba de cómo cantaban estos.
Creo que todos un día se juntarán y ya verás.




ANDARSE CON CUIDADO

nos dijera Dulcina metede algún ruido con algo mientras hablades
non sea que los traficantes de trigo así como los reyes
mater mater mater amantíssima
(mimadriña!)
anden por el sobrado a escuchar el fraseo vuestro
desde sus labirintos fregade cuencas y cobertería con algharada
escapade de la amenaza de los martillos que se dejan caer
huide de las sendas retuertas con trampa en la salida
y de los yunques que portan atravesados en sus cabezas
coidádevos, sí sí sí.