BENITO DEL PLIEGO / DIETARIO












Agenda 2008


14-feb-08

Les veo bruñir espadas, plumas y más. Nota que aquí
quieren cantar, mas no hay cánula. Todas esas cifradas
jeringuillas, esa acumulación de verbigracias, y del otro
lado silencio y espesa presión de sentido.

Un impulso más para salvar la caída, un impulso más
y acantilado. Mira a sus pies y recita retazos, torpezas.

¿Cómo leer lo que da una palabra? Empújala, sobrepásala
hasta la sorpresa.



4/18/08


1.

¿Qué buscas, lectora/lector? ¿Qué buscas aquí?, ¿Con
qué comparas estas extremadas letras? ¿Lees en nombre
de quién? Yo duda. La versificación diversifica. Da señal.
Tiempo y espacio son letra. Da señal. Testimonia omnia,
¡eah!

2.

Despierta, hermano, está planeando el día y por la cuesta
rueda en enramada el sol. Desciende en dicha o en desdicha,
en aprensión o aprecio. El camino flanqueado de
casas, el camino de signos, de sombra y de luz. Recorre así
el día su humor sin mapa, su escarpado humor y su vegetación:
cantando esta alegría ciega y alegre, inútil y alegre,
palabra y alegre; como mirada, como despertar, más alegre
que un paisaje de barruntos.

Dale ahí, hermano pollo, dale ahí, donde el calor del sol
hace espinacas y las despliega. Crece con ellas, disuelve tu
sal en su raíz aunque, como sombra, todo gire y se pierda.

Qué hermosura rotar así, sí. Despierta, hermano sombra,
hermano adiós, hermano nunca; José Luis, Lincoln, Genoveva.
Todo un mundo aquí, en el lugar mismo de la ausencia,
lejos de ti, formándose en sí mismo.



9/11/08


Repite la respuesta: Soy menos compulsivo, me gusta salir
a correr. Luego añade (luego quiere decir más tarde mientras
cocina o recoje los platos) ya no lloro. Solía llorar, era
propenso al llanto, débil, impresionable, afeminado. Fueron
años tristes (pero no todo), fueron años de los que recuerda
el temblor. Mantengo con el recuerdo una relación
distante. Distancia es lo que le separa a uno de cualquier
cosa, lo que le separa a uno de sí. Distancia. En el mejor
de los casos, le dice, el recuerdo tiene sabor a muerte (o
quizás dije a muerto, como si la memoria fuera un pedazo
de carne dejada demasiado tiempo en la nevera). Pero no
siempre es así, no siempre, o si lo es, si tiene sabor a muerte,
reconozco que aquella muerte fue vivífica, que comí de
aquella muerte en los años de la escasez, años en que la
carne estaba fría, expuesta a una intemperie atroz; atroz,
como el tiempo y el olvido.



11/29/08

¿Qué pequeña libertad le guía a través de mapas necesitados
de lugar? ¿Qué pequeña libertad la que te impulsa sin
saber a dónde ni con qué?, ¿qué inaudita velocidad?

Un agujero cosido al calcetín del otro. De un sitio al otro,
entre un lugar y otro, sin poder salir.



12/9/08

Veo el fuego arder y a las palabras decir, y compone en
cada impulso, buscando, intercediendo para que la emoción
entienda la emoción y la razón dialogue consigo. El
fuego arder, las palabras decir… La niebla, la carretera
oculta, escaleras hacia un exterior.

Arriba descansa, con ramaje de hojas, la que da vida, abajo
el fuego y la palabra; abajo dicen que la dirección es
esta…, que los unos por los otros…, que al final… Las
palabras dicen, las palabras hacen arder. La coherencia, el
ranking, la salud…

La niebla tomando a sus espaldas la otra cara del mundo,
la otra manera; el testimonio de quien está vivo entre los
vivos, pero renuncia un poco a estar vivo como todos los
demás.



Con tecnología de Blogger.