UNAI VELASCO / EL SILENCIO DE LAS BESTIAS






umberto boccioni






Que somos buenos

Para Jade, que trajo los ciervos


también las fieras salvajes
Salmo 8



Tengo miedo de las avispas
tengo miedo amarilla ictericia amarilla
hueso de pollo alojado en la garganta   de las bestias
alojadas en la garganta.

Caballos blancos cinchas azules ¿qué has de temer?
de cincha amarilla y caballo ictericia temes
las patas otorgadas de los ciervos
que duermen sobre las hojas.
Detente y escucha.
Mientes cristal venido abajo.

No no tendré no tengo miedo soy bueno y observé
ciervos blancos ciervos traducidos de sol
contra mi ventana.

Mientes cristal venido abajo vienen a tu portal
por la mañana.

No temo al temor temo al portal
temo tu anillo negro de los malhumores
los camellos de adoración despacio
su camino incierto soy muy bueno
tengo el control sobre mi cuerpo y no temo que nada temo
no temo amarilla ictericia. Que somos buenos.
Detente y escucha.
Caballos blancos de pezuñas buenas ofrecidas
no tengas miedo de los ciervos de tendida pezuña hendida
y ligera
              en su lugar
tendido azul abierto manillar del pecho ¿quién oye el
zumbar? también hizo a las fieras salvajes las avispas
el amarillo pollo entretenido hizo tu garganta
zumbaran porque enmendamos el temor
                                                                           aquí
porque nos da la gana zumbaran alejándose de rica miel
zumbando y sin miedo sin miedo tu voz arrebatada hollada
ligeramente habla.

Quiero hablar quiero decirte que no deseo que a nada aspiro
que no temeré no temo a la avispa ictericia pero
tengo un hueso de pollo alojado en la garganta
tarasca de dientes por contar cervatillos blancos.
                                     Yo tengo
el anillo azul de la ataraxia
somos buenos sabemos que
somos buenos que las avispas miden de un centímetro a
centímetro y medio amarillo punzón blanco de ciervo
que duerme en la ventana mentira
que duerme en los árboles y baja de día al portal.

Tengo miedo del miedo de las avispas del miedo de los ciervos
no dejes
no que somos buenos que ofrecemos nuestro cuerpo
en pira de bondad detente
y escucha sobre todo escucha y que así sea y que así
                                                                                               sea.




Daniel San recibe una paliza en la playa pero no es Daniel San


Edificar. Edificar la Iglesia. Se habla de piedras. Las piedras tienen
consistencia, pero las piedras vivas, piedras ungidas por
Primera homilía del Papa Francisco I


Jabalís a puñados bajaron del valle de San Fernando
                                                                                                fuimos
a la playa apretados sin explicación
tal vez a limpiar de palmeras la parte más baja de la noche
a levantar su novedad con materiales sucios
                                                                                tendimos
pocilgas pasarelas sobre el arenal
un lugar bañador sobre las dunas obesas
gallinas de la intemperie picoteaban la zona residencial
a encender cañavera a prender el médano para poder ver
                                                                                                         las lombrices
con ropa roja con luz con rodal a sorber las
peladuras a chupar la plata de las sardinillas del monte
en camiseta se estaba bien no hacía calor
solo una música viscosa por las cerdas
                                                                      pisando
los surcos preparados para la legumbre
para la voz sin son que no se oía nadie
                                                                      dijo
nada se dijo apenas
el olor de las cercas
                                    derrumbándose
el tesón sudoroso de quienes debutan en el cariño
diciendo entumecidos la tristeza
metiendo hogata arrimando un tablón
aprendices de una instrucción sencilla
en corro a sacar el provecho de la sembradura
peleando el idioma
                                    las semillas
trepadas a la procedencia árabe
clásica la obstinación
                                       del acanto
frente a la conversación del oleaje
¿qué no se edifica en una playa?
de tanta promesa contenida
de tanto animal ungular
los tapiales desportados para el albergue
y el ceño el cardenal la palabra tocina
                                                                      tus manos pulcras
entregadas al estiércol
listas para la corteza
                                      cerca
cerca la boca hambrienta tuya
mirando
como queriendo explicarme en silencio
como a punto de decir.

Jabalís a puñados bajan del valle de San Fernando.



Que mi cuerpo es el reino


Venid
a comerme las manos
                                        a morderme
la sarna de las uñas
                                    dadme un hambre
una saña de padrastros   si tú
dentellaras músculos   si comieras mi esternón
pero la frente y la llanura
                                                ven a comer
come de mi cuerpo en el llano que aún
que están aquí mis muñecas para la sangre
humildes mis manos
                                      mano
puesta sobre la otra muérdeme
los cinco dedos venid   ven
                                                     y si el viento
el viento se lleva volúmenes sin dulzura
desplaza bultos capotas sacos   aves de intención se los llevaba
                                                                                                                  ven
a ensuciarte los dientes
                                           a morder los órganos del riesgo
porque eso es la pureza
                                           comerme el corazón
sí pero la frente y la llanura
y las vetas diciendo en los mármoles      y la llanura
siempre la llanura
                                 el viento que abatía conventos
un viento de distinción y aún así
nos desperdigaba
se nos venía encima con cuero en los ojos
con hábil propósito de insectos en el pico
y sabía los guijos los defectos del páramo los varios
lugares de la profundidad
                                               y ahí
ahí se me hundía el gesto el amor   la tripa
ven y cómeme las manos antes que mi cuerpo
que ese dolor de articularse
de ir siempre a la jineta
                                           pero os digo
es el tiempo
                       de reunirse
si la pureza es un filón muérdeme los dientes
y tu frente y la joya en tu frente
con su estreno de luz
                                          su nombre
en filigrana
la concedida frente los dones concedidos
besarte la frente
                              pero tu corazón y el dolor cervical
la cerval ligereza
                               toda la ligereza en reunión
los artefactos recogidos o el mechón triste de crin
y las cestas baratas del mimbre para la pelea de tobillos
                                                                                                     eso
eso también hacía un peto para danzar cascabel  en el claro
con qué codornices apenas acercarse
cómo nos estorba este humo en la visión   ven
a lamerme el temor en las piernas   aquel
tendón de collares y qué de aquel tendón de collares
ciegos broches cierran   muérdeme
                                                                este es mi cuerpo
bebe fronteras
                           rebaña líquidos 
pero la frente y tú y la pureza y su nombre
bésalo
pero no lo sé se fragmenta






El silencio de las bestias (La Bella Varsovia, 2014)